Partager
URL de spécification du gadget introuvable
                                                                                                    Noticias
Frances   Criollo   Ingles   Español
Comunicado

Caso Duvalier - La justicia haitiana debe continuar con su investigación sobre los crímenes contra la humanidad libre de injerencias


Puerto Príncipe, París, 31 de octubre 2014 – Casi un mes después de la muerte del exdictador Jean Claude Duvalier, la FIDH, en colaboración con sus organizaciones miembros en Haití, RNDDH y CEDH, organizó una misión para evaluar el estado de los procesos judiciales llevados a cabo por el Tribunal de Apelaciones de Puerto Príncipe en relación a los crímenes contra la humanidad cometidos bajo el régimen de Jean Claude Duvalier. La FIDH ha reiterado su apoyo a sus organizaciones miembros y al Colectivo contra la Impunidad, que realiza un importante trabajo diario de acompañamiento de las víctimas ante la justicia haitiana.

"El proceso judicial no se ve de en absoluto comprometido por el fallecimiento de Jean Claude Duvalier," declaró Pierre Espérance, director ejecutivo de la RNDDH y secretario general de la FIDH. "El proceso continúa y apunta a la totalidad de los más altos responsables del régimen de Duvalier que participaron junto al exdictador, como autores o cómplices, en las desapariciones forzadas, detenciones arbitrarias, actos de tortura y ejecuciones sumarias que se llevaron a cabo entre 1971 y 1986."

La histórica decisión pronunciada por el Tribunal de Apelaciones de Puerto Príncipe el 20 de febrero 2014, que abre la vía a la celebración de procesos judiciales ante las jurisdicciones haitianas contra Jean Claude Duvalier y contra cualquier otro responsable de los crímenes cometidos bajo su régimen, había reavivado la esperanza entre las víctimas, que solicitaron una intervención judicial inmediata tras el retorno a Haití de Jean Claude Duvalier, en enero de 2011.

"El juez de instrucción del Tribunal de Apelaciones de Puerto Príncipe encargado de la instrucción de este caso debe poder continuar su investigación libre de injerencias políticas," declaró Karim Lahidji, presidente de la FIDH. " Las autoridades haitianas deben apoyar este proceso para que se pueda llevar a cabo un juicio equitativo e imparcial de los más altos responsables del régimen Duvalier. El éxito de este proceso servirá también para medir la capacidad de Haití para realizar el estado de derecho y la democracia."

Paralelamente al proceso judicial, el Comité Deber de Memoria organizó numerosas iniciativas que con objeto de permitir a la sociedad haitiana, en particular a las jóvenes generaciones, volver a tratar el tema de los crímenes del pasado y para sensibilizar a la población sobre la necesidad de abordar el pasado para ser capaces de mirar hacia el futuro.

"El deber de memoria es una condición esencial para crear las garantías necesarias que eviten la repetición de los crímenes del pasado," declaró Sylvie Bajeux, directora ejecutiva del CEDH.

Reseña del caso:

Jean Claude Duvalier, denominado Baby Doc, asume el poder a la edad de 19 años, en 1971. Fue presidente de Haití hasta 1986, antes de ser derrocado por una revuelta popular y condenado al exilio. Estos quince años de dictadura estuvieron marcados por violaciones masivas de los derechos humanos, que sirvieron para perpetuar el régimen autoritario instaurado por su padre, François Duvalier. Con el apoyo de las fuerzas de seguridad, especialmente de las milicias de los denominados tontons macoutes, su régimen se dedicaba a sembrar el terror entre los oponentes políticos, lo que se tradujo en el arresto y la detención de cientos de prisioneros políticos, de los que algunos desaparecieron, otros fueron ejecutados sumariamente y otros fueron condenados al exilio. La práctica de la tortura era moneda corriente. Las libertades de asociación, reunión y expresión fueron sistemáticamente coartadas y la prensa amordazada.

Su inesperado regreso a Haití, el 16 de enero de 2011, a pesar del contexto del terrible terremoto que acababa de sacudir al país, dio lugar a que se iniciase la acción judicial dos días después de su llegada a suelo haitiano, acusado de corrupción y desvío de fondos públicos. Poco después se presentaron 22 denuncias por crímenes contra la humanidad.

El 27 de enero de 2012, el juez de instrucción declaró prescritos los cargos de tortura, desaparición y ejecución extrajudicial que pesaban contra él y remitió la causa por corrupción y desvío de fondos al tribunal correccional.

Las víctimas, reunidas en el Colectivo contra la Impunidad, apelaron la decisión de no enjuiciar a Jean Claude Duvalier por las graves violaciones de los derechos humanos cometidas durante su régimen.

El 20 de febrero de 2014, el Tribunal de Apelaciones de Puerto Príncipe falló en favor de las víctimas, restableció las acusaciones de crímenes contra humanidad contra Jean-Claude Duvalier y ordenó una instrucción adicional sobre estos crímenes.


FIDH